TU CEPILLO PUEDE ESTAR CONTAMINADO

A menudo, después del cepillado, el cepillo de dientes solo se enjuaga en agua corriente retirando restos de pasta o residuos y se almacena en baños que son lugares ideales para albergar millones de microorganismos. Estos microorganismos crecen y florecen en condiciones cálidas y húmedas.

Conscientes de esto, es importante reducir la humedad. Para ello hay que sujetar el cepillo por el mango y darle vueltas a derecha e izquierda para expulsar el máximo de agua que haya quedado. Una vez sacudido, el cepillo debe colocarse con el cabezal hacia arriba ⬆ para que los restos de humedad se escurran hacia el mango.

Una vez seco, es conveniente almacenar el cepillo de dientes 𝐥𝐨 𝐦𝐚́𝐬 𝐚𝐥𝐞𝐣𝐚𝐝𝐨 𝐩𝐨𝐬𝐢𝐛𝐥𝐞 del inodoro 🚽 y en un portador individual, 𝐧𝐨 𝐞𝐧 𝐮𝐧 𝐯𝐚𝐬𝐨 con el resto de cepillos de la familia, porque cuando todos los cepillos están juntos, si uno está infectado, todos se infectarán.

Además, se recomienda cambiar el cepillo de dientes cada 3-4 meses o cuando vemos que las cerdas del cepillo se han deteriorado.

En caso de pasar una enfermedad infecciosa respiratoria y/o digestiva, como por ejemplo la Covid-19, conviene desechar el cepillo una vez superada dicha enfermedad.

𝐏𝐃: 𝐍𝐮𝐧𝐜𝐚 compartas tu cepillo de dientes ❌, no importa que tan cercanas sean las personas con las que vives, nunca debes compartir tu cepillo de dientes.

«Tu salud dental y la de tu familia en las mejores manos!